jueves, 9 de junio de 2005

Nuevas Tecnologías en la Educación


La introducción de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC's) en los procesos tanto de enseñanza como de aprendizaje, ha significado la creación de nuevos Espacios Educativos.
Esta primer premisa, podemos afirmar que es indudable para cualquier educador que quiera pensar un tratado sobre la cosa en cuestión. Lo que no siempre es punto de encuentro, es la idea de que junto con esos nuevos espacios.... se suscitan nuevas reglas, nuevos roles, nuevas formas de comunicación, nuevas formas de "aprendizaje", nuevas formas de "enseñanza".... y en definitiva, una nueva forma de Educación. De esta generación de nuevos espacios educativos, deducimos que existen entonces, nuevos espacios Éticos, nuevos espacios de Valoración, nuevas formas de entender la Realidad.
Para bien o para mal, nos guste o no, las TIC’s están omnipresentes en nuestras vidas y marcan el ritmo de nuestro quehacer cotidiano y como consecuencia influyen en nuestra cultura. Estamos rodeados de tecnologías que si bien es cierto, facilitan nuestro accionar, y lo hacen más confortable, sin lugar a dudas también muchas veces lo condicionan.
No podemos ignorar las TIC’s, en tanto que son factores determinantes en nuestra sociedad, y los medios de comunicación social, íntimamente relacionados, influyen también en nuestras costumbres, pautas de consumo y estilos culturales. Las consecuencias de estos hechos son preocupantes, pero no debemos posicionarnos en una mirada acusatoria del instrumento, pues la responsabilidad principal recae en quienes toman las decisiones.
El tecnólogo tiene el deber moral de anteponer a su praxis el interrogante ¿a quién beneficia? Y debe evaluar su accionar en función de esta pregunta. Este plano se liga, ya no a una cuestión “técnica” sino a una cuestión “ética”, en la medida que tiene que ver con el sentido, la significación y sobre todo con el valor bueno o malo, sano o dañino que un bien, producto, o proceso tecnológico tiene para con el hombre.
La tecnología tiene una dimensión humana que no podemos descuidar. Humanismo y tecnología pueden y deben marchar en completa armonía. La tecnología no debe atentar contra la ninguna dimensión del hombre.Todo esto, nos mueve a preguntarnos no sólo por el impacto socio-cultural que los productos tecnológicos tienen sobre el destinatario, sino también por el sentido.
La discusión no debe meramente darse en el nivel de la utilidad o eficacia de la herramienta sino en el nivel del sentido y de otros valores; TIC's y Educación, TIC's y Ética, se vinculan queramos o no explicitarlo.
Esta propuesta trata de abordar la temática, desde la presentación de una postura que intente problematizar y problematizarse a partir de la búsqueda de un justo medio, lejos tanto de la tecnofilia como de la tecnofobia, y lejos de reducir un objeto de estudio tan grande y con tantos aspectos posibles y dignos de ser analizados.
Es por esto que no prentendemos concluir sobre los temas, sino más bien introducirlos, porque confiamos en que la habilitación de oportunidades para el aprendizaje en tanto invitación a algo grande, nos da un papel protagónico en un primer momento (como presentadores) pero nos obliga a pensar que existe detras una dimensión del conocimiento tan amplia como la que el sujeto sea capaz de alcanzar.

1 comentario:

  1. Soy Psicólogo y actualmente estudio la Maestría en Psicología Aplicada a la Educación, por lo que encuentro importante recalcar lo que el autor expresa en este articulo. Esto es el sentido y la ética de la utilizacíón de las TIC's en la educación. Creo que muchas personas inmersas en la educación han olvidado los fines que esta persigue, lo cual ha traido desde la burocratización de los sistemas educativos hasta la tecnologización sólo por aparentar una educación de "buen nivel". Hay que reflexionar más sobre el papel de la educación, formal y no formal, en la sociedad actual, porque parece que no esta cumpliendo con sus objetivos más importantes. Después de estas reflexiones, considerar a las Tecnologías como posibles herramientas y no cómo panaceas o tendencias a las cuáles hay que seguir ciegamente.

    Gracias. Atentamente Lic. césar García (México)

    ResponderEliminar

Los comentarios están abiertos. Pero la casa se reserva el derecho de admisión, lógicamente.