miércoles, 12 de julio de 2006

Imágenes e íconos en Educación


Los lenguajes con los cuales trabaja la mayoría de las instituciones actuales se nutren de los conocimientos de la comunicación: el caso de la bandera como significado compartido

Uno de los autores que mayores aportes realizó a la teoría de la comunicación, dijo que “toda información compartida supone una convención semántica” en la que el significado constituye la preocupación central y respecto de la cual “toda conducta, y no sólo el habla, es comunicación”. Ese autor es Paul Watzlawick. De él también es posible rescatar que las unidades básicas de los sistemas de comunicaciones pueden ser verbales, como en la palabra hablada; gráficos, como en la palabra escrita, o de representación, tal como una bandera o una insignia.

Existe una tendencia en la historia de la comunicación humana, que se actualiza con fuerza en la segunda mitad del siglo XX, y se hace omnipresente en los inicios del siglo XXI: la cultura de la imagen. Esa cultura se transformó en un imperativo para el trabajo con la imagen, tanto en la comunicación como en la educación.

Según la profesora Estrella Martínez Rodrigo, la propensión a “entender las cosas fácil y rápidamente, de un vistazo, por complejas que sean”, es característico del hombre desde las primeras comunicaciones humanas. Y advierte que “todos los lenguajes se mezclan constantemente a la vez y en el tiempo, dándose difícilmente uno de ellos en estado puro, aunque es en ese estado donde hay que congelarlo para su estudio, teniendo en cuenta que tanto la realidad como el lenguaje que la expresa están en continuo cambio”. En esa línea, es preciso afirmar cómo uno de los rasgos típicos de la interpretación de la realidad actualmente, se asocia a las lecturas del lenguaje gráfico-icónico.

En el lenguaje informático, un ícono es una imagen que representa un programa u otro recurso, pero el concepto de ícono es más amplio. La palabra ícono deriva del griego eikon, que significa imagen.

Un ícono es un signo o símbolo que sustituye al objeto mediante su significación, por representación o por analogía. El término ícono también se utiliza en la actualidad para reconocer la labor de alguien en algún campo específico. Un ícono puede referirse a muchas cosas, pero en sentido general, se lo utiliza para designar un símbolo.

Umberto Eco. En el ambiente de la semiótica es conocido por su sencilla definición sobre el signo: “Un signo es algo que significa algo para alguien”


Representaciones
La expresión artística de un ícono es una profunda experiencia de vida, esto quiere decir que no está limitada a las impresiones que el ojo percibe, sino que se relaciona más con lo que manifiesta al alma. Se dirige primordialmente al espíritu.
Los íconos son actualmente uno de los recursos más utilizados en la comunicación y es característica de esta última ser una herramienta del trabajo social.

“No hay comunicación plena capaz de responder a los mandatos dialécticos de la transformación social, si no hay conciencia de las necesidades comunicacionales colectivas”.

A partir de los conceptos expuestos, la interpretación sobre la expresión de Manuel Belgrano, “siendo preciso enarbolar bandera, y no teniéndola la mandé hacer blanca y celeste conforme a los colores de la escarapela nacional”, puede adquirir nuevos sentidos.
Si se rescatan las dos primeras palabras de la frase del prócer: “Siendo preciso”, se confirma una conciencia sobre la necesidad comunicacional colectiva y no sólo la expresión artística del ícono.
Un principio que se aplica al símbolo patrio tiene que ver con que “lo visual” constituye un lenguaje propio, distinto, anterior incluso en la historia de la comunicación entre hombres y anterior también en la vida de cada hombre que relaciona antes el habla con los objetos e imágenes.

Estas últimas, como así también determinados íconos culturales, también se aprenden antes que el significado de las letras: un niño no alfabetizado puede ignorar la gramática de palabras referidas a su país o incluso a la letra de su himno nacional, pero reconoce y puede percibir la Bandera Nacional.

Las representaciones iconográficas, además, pueden trascender los idiomas, aunque esto no quiere decir que sean más o menos universales que las mismas expresiones en lenguaje escrito.
Los grados de abstracción de las imágenes y de los textos escritos no dependen de la generalización de su uso, sino de su proximidad con la representación de las esencias de lo significado o del referente: el grado de abstracción y el de inteligibilidad son paralelos. El lenguaje visual gráfico o iconográfico implica habitualmente abstracciones aun cuando se plantee en términos de hiperrealismo.

Un ícono es una imagen reconocible siempre por el hombre, tanto sea porque provenga dicho reconocimiento de una analogía llamada natural o esté establecida por una convención. Es decir que el significado puede ser natural o estar puesto por el hombre, pero siempre será compartido por las personas.

En Diario UNO de Santa Fe, domingo 18 de junio de 2006

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Los comentarios están abiertos. Pero la casa se reserva el derecho de admisión, lógicamente.