sábado, 1 de noviembre de 2008

E-competencias, en clave Educación

Hoy tuvimos en este blog la transmisión en vivo del Seminario Internacional E-Competencias 2008. Enlazamos ahora algunas de las presentaciones, en clave Educación:

E-competencias, ¿una cuestión de e-dades?, por Edgardo Lürig

Cómo nos hacemos cargo de enseñar en nuestro tiempo, por Martín Parselis

El marco de las competencias digitales en UE, por Fernando Santamaría

ORT Argentina, por Guillermo Lutzky

Sobre E-Competencias
El seminario E-Competencias trabajó sobre la idea de que la Sociedad del Conocimiento demanda un salto cualitativo en los sistemas educativos, y para esto se requiere avanzar en una nueva alfabetización digital y, al mismo tiempo, desarrollar habilidades “híbridas” (creatividad, innovación, colaboración, comunicación, pensamiento crítico, entre otros) que puedan ayudar a todos los ciudadanos del siglo XXI a convertirse en seres productivos y efectivos trabajadores del conocimiento.

El propósito de este evento fue identificar, proyectar y analizar las e-capacidades y e-competencias que demanda el siglo XXI. Durante esta sesión se exploraron, reunieron y analizaron experiencias en materia de capacitación y desarrollo de e-capacidades en los diferentes países de América del Norte.

Esta actividad estuvo basada en el trabajo colaborativo de académicos de Flacso-México , la Universidad de Minnesota (EEUU) y la Universidad de Toronto (Canadá). Se llevó a cabo en un encuentro académico abierto, en el que se invitaron a líderes e innovadores en el desarrollo de las e-competencias con el fin de compartir su trabajo y experiencia.

Todas las presentaciones fueron grabadas y quedaron disponibles en línea para su visualización y debate.

Este evento fue financiado por El Colegio de México a través del Programa Interinstitucional de Estudios de América del Norte (PIERAN ) y de las demás instituciones que trabajaron en la realización del seminario.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Los comentarios están abiertos. Pero la casa se reserva el derecho de admisión, lógicamente.