lunes, 9 de febrero de 2009

Historias de Amor en Facebook

Un día de diciembre, lo recuerdo porque estábamos picando algo en el Tortoni, me llamaron del diario Crítica (el que dirige Jorge Lanata) para hacerme una nota sobre redes sociales, en particular sobre Facebook. Finalmente salió este sábado. No fue gran aporte el mío, en lo que respecta al levante, el amor, pero el periodista Gustavo Bracco supo construir la historia :-)

NUEVAS RELACIONES DE LA SOCIEDAD DIGITAL
Historias del Cupido modernizado

Espacio para el levante o el amor, Facebook cambia el modo de vincularse y las armas de conquista. La primera impresión es lo que vale.

Es Facebook la evolución de las páginas de contactos, el sitio del levante moderno? “Creo que la utilidad más interesante que tiene Facebook no es ni el levante ni el voyeurismo, sino el poder de tejer redes. Después, para qué use cada uno ese poder que tiene una red social es cuestión personal”, explica Pablo Bongiovanni, profesor en Ciencias de la Educación y especialista en tecnologías de la información y comunicación. Esa cuestión personal hizo que Mariano tecleara el nombre de una amiga de la infancia en el buscador de personas de Facebook y la encontrara luego de 15 años.
(...)
Bongiovanni señala que la influencia que tiene una red social es absolutamente incierta, que no hay un patrón ni una única y última palabra sobre cómo influye en la vida de alguien. “La cantidad y calidad de contactos que se pueden crear y el crecimiento exponencial que puede tener mi red personal, es lo realmente poderoso. Por eso me parecen interesantes algunos experimentos como el de Los seis grados de separación”, acota el especialista.

2 comentarios:

  1. Hola Pablo, felicitaciones por el artículo. Como dice Adolfo Estalella, “la Red es un espacio para una legítima y genuina socialización”. Quizás, lo que tendríamos que cuestionarnos es lo que plantea Paula Sibilia “queremos ser personajes, porque si nadie nos ve, capaz que no existimos”.
    Saludos. :-)
    Silvina.

    ResponderEliminar

Los comentarios están abiertos. Pero la casa se reserva el derecho de admisión, lógicamente.