viernes, 27 de marzo de 2009

El miedo a Facebook

Ayer, charlando con un amigo me dijo: "Yo a Facebook le tengo miedo". Además de las risas del momento una reflexión quedó, cierta y concreta: Le tenía miedo porque estar en Facebook es abrirse al mundo, es quedar expuesto. Ahora bien, yo le sumaría que esa exposición se da hasta donde uno quiera o bien hasta donde cada uno sepa establecerla. En facebook como en cualquier red social las personas comparten lo que quieren. Hay muchos otros que también le tienen miedo a facebook (con sus razones). Y hay otros que se borran también con sus razones. Creo que la exposición es un tema a trabajar desde múltiples aspectos, sobre todo en Facebook, pero también creo que definitivamente no es un espacio que sea digno de tenerle miedo. Creo que la clave está en aprender a comunicar-se en el nuevo medio, en los nuevos ámbitos. Si queremos ser públicos podemos ser públicos, pero si queremos ser reservados también lo podemos lograr.

Otro dato interesante al respecto, también lo ví hoy en el blog de un nuevo contacto en Twitter, donde veo que hay gente que intenta "cuidarse" de esa exposición. Me pareció muy buena la reflexión sobre la paradoja que esto conlleva: "El querer mantenerse totalmente alejado del mundo virtual puede llegar a crear distanciamiento en el mundo real", y es lógico porque si cada vez más personas se familiarizan con los modos de socialización telemática, o mejor dicho, si el modo de socialización en el futuro (o presente) será el telemático, quién no sepa desenvolverse en ese entorno quedará marginado o excluido. Porque se juega una nueva forma de participar, de ser en la sociedad. Entonces aparecerá una nueva categoría, o se comenzará a escribir ya no sólo sobre nativos e inmigrantes, sino sobre incluidos y excluidos de un mundo digital que no es virtual sino cada vez más real.

No es cuestión de tenerle miedo o no a Facebook, sino de animarse a aprender de qué se trata una red social (como las conocemos ahora) y encontrar una forma de aprovecharla, de la mejor manera posible. Porque tenemos la libertad de hacer o no hacer, de estar o no estar. Si bien, con las nuevas redes sociales no es posible decidir tan fácilmente "no estar", porque las redes no se parecen en nada a los medios tradicionales.

En la radio, en la televisión, en el diario, yo puedo ser un espectador anónimo de por vida, en cambio en redes sociales no. Precisamente porque son Sociales. Porque todos pueden decir, publicar, comentar y pueden hacerlo incluso sobre mí, y contra mi voluntad!. Como también pueden hablar sobre mí, criticar y maldecirme en público, en una plaza, en un bar o transmitirlo por un gran medio tradicional. No sólo una cuestión de nuevas posibilidades sino una cuestión de VELOCIDAD. El problema está en lograr comprender que en los medios tradicionales, había parámetros que todos más o menos manejábamos y (aunque con innumerables casos de dudosas aplicaciones) existía una ética periodística. Ahora, la ética en las redes es la ética de las personas. Si alguien quiere preguntarle a todo el mundo qué tal ven un strip tease mío, y eso me molesta, lo que yo haría es hablar con esa persona para que no publique más ese tipo de interrogantes. ¿Pero qué pasaría si no es una persona sino que son varias? me comunicaría con todos ellos, ¿y qué pasaría si son cientos o miles?

Las redes abren nuevas posibilidades comunicacionales, mundos inexplorados, y estoy de acuerdo en que pueden generar temor, pero mi opinión personal es que, siempre la clave estará en mantener un espíritu abierto al aprendizaje, a entender cómo podemos comunicar-nos más y mejor. Con todo lo que ello implica.

7 comentarios:

  1. Simplemente, maravilloso. Despeja todas las dudas. Describe concienzudamente las redes sociales, y las posibilidades de aprender a comunicar-se.
    En mi caso, soy novata en Facebook, pero, en este breve tiempo, he podido relacionarme y aprender de gente que tiene mucho y bueno para decir y mostrar.
    Gracias, te envío un cordial saludo (y me llevo el enlace a Facebook?)

    ResponderEliminar
  2. A mí me dan miedo las montañas rusas y las motos de agua, pero por suerte en esto soy valiente :)

    ResponderEliminar
  3. Muy buen articulo. Exoloras todas las posiciones respecto de las redes sociales. Personalmente uso desde hace poco FB y otras redes sociales como una forma de exploracion de las nuevas posibilidades que se abren a partir de las TIC y como docente me sirve para conocer las formas en que las usan los jovenes (varios de mis contactos son sobrinos e hijos de amigos) ya que es un tema que despues abordamos en clases. Acuerdo con vos que las redes sociales no son buenas o malas en si, depende de como y para que las usemos.
    Saludos argentos ...

    ResponderEliminar
  4. me parece que esta forma de comunicarse es excelente, más bién si se es tímido para hablar de viva voz, el medio telemático te ofrece la oportunidad de hacerlo por escrito, al igual que se piensa para hablar, se debe pensar para escribir y pensar en el lector destinatario del mensaje, aprendes a intercambiar con personas de diversos puntos del país de origen así como del extranjero, es una manera de cultivar amistades y conocer diversas culturas a través de los protagonistas.

    A mi me encanta esto y mi edad no me detiene, tengo un hijo experto en esto, está próximo a graduarse de Ingeniero en Sistemas, pero pienso que lo elemental para usar estos medios hay que consultar y aprender.
    Manos a la obra.

    Profe. Pablo
    le saluda desde Tegucigalpa Honduras C.A.

    Miriam María

    ResponderEliminar
  5. En realidad, creo que los peligros están en todas partes (Mi tío murió el día que almorzando se le cayó una gran araña de bronce con caireles quebrando parte del espaldar de su silla la que a la vez, le cortó la yugular; y por eso no aseguramos que comer en el comedor de la casa sea peligroso).
    Todo depende de la actitud ( a mi tío le pasó que no llevaba el apunte a sus hijas que le anunciaban que la escayola del techo estaba floja...para demostrarle lo contrario, subió al techo y zapateó sobre él...Produciéndose más tarde el desprendimiento).

    Y recordar que por más actitud correcta que tengamos, siempre habrá inadaptados que puedan hacernos pasar un mal rato.

    Muy cierto acerca de la paradoja que se da con la resitencia a pertenecer o no al mundo virtual.
    saludos

    ResponderEliminar
  6. Estimadas! gracias por sus comentarios! entre las mil y una cosas que hice en estos últimos meses era obvio que me iba a atrasar en muchas cosas (como me pasó) y que además entre esas cosas queden por ejemplo las respuestas al diálogo que a veces se da por acá en el blog :-)
    Hace poco comencé a dictar un seminario para futuros licenciados en gestión de la educación... y actualmente están haciendo una encuesta sobre el tema de las redes sociales y su utilización. Luego avanzaremos o continuaremos, con todo este tema (que ya surgió en las primeras aproximaciones, claro). Pondré este post y sus aportes a disposición de las alumnas :-) Así que probablemente reactivemos este diálogo.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Pablo gracias por este magnifico articulo. Tengo ahora una muy buena vision acerca de las redes sociales. Soy tu alumna aprendiendo como crear Blogs y quisiera decirte que este tipo de aportes de parte tuya ayudan a enriquecer el curso.
    Adelante, a veces en el caminar por la vida se atraviesan tropiezos pero seguir adelante con tu animo de juventud es lo importante.Visita mi Blog que en parte es creacion tuya por tus ensenanzas:
    http://www.evangelicemoshoy.com
    Bendiciones, Amparo.

    ResponderEliminar

Los comentarios están abiertos. Pero la casa se reserva el derecho de admisión, lógicamente.