sábado, 8 de mayo de 2010

La escuela es el centro de la decepción


"El neoliberalismo no es el único generador de decepción, también tenemos el sistema escolar. Crece la convicción de que la escuela ya no permite ascender en la escala social, que los títulos ya no garantizan la obtención de un empleo de calidad. Y a veces, cuando se procede de un barrio difícil, los títulos ya no permiten tener empleo de ninguna clase."

La verdad es que esa idea carece de fundamento sólido, porque los titulados tienen más oportunidades de introducirse en la vida profesional que los que carecen de referencias académicas. Sin embargo, es innegable que hoy los títulos no permiten tanto como durante la Treintena Gloriosa [1945-1973] acceder a los empleos que sería lícito pretender. Cada vez es menos segura la concordancia entre el título y el nivel del empleo. Hasta los años sesenta, la escuela de la República y la prolongación de la escolaridad crearon una esperanza de promoción social entre las capas menos favorecidas. Esta dinámica se ha encasquillado. El éxito escolar y la selección de élites siguen estando determinados en amplísima medida por el origen social. Sólo una pequeña fracción de hijos de inmigrantes consigue entrar en la universidad. De aquí la pérdida de confianza y las desilusiones en relación con la escuela, que no llega o apenas llega a cumplir su papel de correctora de desigualdades y agente de movilidad social. En la base de la escala social, muchos jóvenes se preguntan por qué estudiar una carrera si ésta nopermite obtener un empleo correspondiente a sus esperanzas y ellos están condenados al paro y a los salarios de hambre. La institución, que antaño era portadora de un proyecto igualitario y de promoción social, ya no lo es. Cada año salen del sistema escolar 160.000 jóvenes sin ninguna clase de título o calificación. Entre el 20% y el 35% de los jóvenes de sexto curso no sabe leer y escribir bien. La probabilidad de que los niños procedentes de las capas populares sean directivos es cada vez menor. El problema es tan grave como escandaloso: la escuela es hoy el centro de la decepción.

Gilles Lipovetsky. La Sociedad de la decepción. Entrevista con Bertrand Richard. 2006. (Prefacio y Cap. 1 en pdf)

6 comentarios:

  1. La sociedad es ajena a este cambio: sigue con la ilusión del hijo concejal, constructor o futbolista. La solidaridad entre iguales no está de moda. Saludos

    ResponderEliminar
  2. La escuela no es ningún centro de decepción.Esta reside en nosotros mismos.La ilusión no existe ,el exito tampoco.Todos somos ya exito en nosotros mismos.La escuela tiene que engendrar felicidad ,solo eso.
    Al sistema lo que es del sistema a la conciencia su propio ser.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Creo aún que educar es posible... difícil y desafiante, pero bello y esperanzador...
    Es cierto que el sistema nos cansa, pero está en nosotros en luchar por abrir nuevos caminos, no sólo desde la escuela tradicional, sino buscándo nuevos ambitos de crecimiento e inclusión... educándolos para enfrentar el mundo... lo abierto... con sus peligros y riesgos.

    <>
    <>
    <>
    Cito a Paulo Freire ("Pedadogía de la esperanza" ed 2008)

    ResponderEliminar
  5. "El “cansancio existencial” es la pérdida de toda esperanza, el sueño y la utopía son indispensables para el educador y educadora progresistas, que a través del análisis político deben descubrir y transmitir las posibilidades para la esperanza, la expectativa de cambio, dado que sin ella no se lucha para cambiar las cosas."
    "Para educar a los educandos, es imprescindible saber sus intereses, y desde ahí educarlos partiendo de lo que a ellos les guste."
    "Es importante que el educador y la educadora potencien la libertad, creatividad, capacidad de elegir, etc. de los educandos."

    ResponderEliminar
  6. Gracias por pasar Isabel, Ángel, Nati!
    Acordamos en que la decepción es el Sistema, no el Ser Escolar, ni la Educación, ni mucho menos el Ser Docente. Lo que entiendo (o puedo entender a hoy,) de Lipovetsky es que describe una situación y visto en perspectiva es altamente preciso; aunque en lo personal tengo una lectura mucho más cercana a la Paulista Esperanzadora que propone Nati :)
    Lo que me quedo pensando es esto "partiendo de lo que a ellos les guste", no lo tengo resuelto, pienso en mi experiencia en distintos niveles y no me queda claro. Tal vez como un disparador, en algún nivel, y para algún contenido. Contrapongo esta frase que me quedó de miclase este fin de semana en el doctorado. "Aprender implica dolor". Implica renunciamientos, y en el momento en que la persona elige aprender algo, está renunciando a aprender otra cosa, y eso ya puede ser doloroso. Como el tiempo en que uno está pensando en estas cosas :-D
    Abrazos y gracias por abrir el juego!

    ResponderEliminar

Los comentarios están abiertos. Pero la casa se reserva el derecho de admisión, lógicamente.