lunes, 20 de diciembre de 2010

Tengo una url, luego existo. Acerca de colaboraciones entre educadores

Hace un tiempo ya que venimos trabajando, contactándonos, colaborando, compartiendo y pensando con muchas personas en las redes sobre temas de educación y redes sociales. Nos conectamos con educadores que encontraron la forma de incluir-se en el cambio, porque dinamizaron, repensaron o reutilizaron procesos o porque se esforzaron y con esfuerzo comenzaron el cambio. Otros también lo disfrutaron y disfrutan tremendamente. Pasó y pasa de todo. No importa la cantidad (fueron 13 grupos de educadores que en Educ.ar nos encontramos para celebrar el curso de Redes Sociales hasta ahora, y una cantidad aproximada de 200 personas que efectivamente aplican a diario lo que aprendieron, los que realmente hacen lo que dicen, no los que hacen como sí..) Repito, no importan tanto los números, importan las personas. En educación nos obsesionamos por los números como si eso fuera sinónimo de algo. Lo que a nosotros nos interesó desde el primer momento fue que lo hecho sirva, pero no que sea meramente funcional al sistema, sino que sirva para resignificar prácticas, que enamore a su manera. Esto se nos ocurrió porque una vez alguien dijo en un curso, "todo esto me sirvió para reencontrarme con mi profesión". Punto. Es eso de lo que se trata este post. Una brevísima reflexión sobre la práctica. El último subtítulo podría ser el primero, y el título de la nota lo explicamos recién en el tercero.

¿Por qué acá?
Hay muchas formas de compartir, reflexionar, sumar a la conversación. Hoy no importa dónde, importa cuándo, a quiénes, para qué, por qué y Cómo. No importa en las redes, en qué lugar te expreses, ni en qué lugar elijas publicarlo, basta que esté escrito en digital o digitalizado (y que tenga una URL). Hoy ya no se habla mucho de "digitalización" porque todo es digital, pero si googlean o revuelven apuntes de hace unos años van a ver la enorme cantidad de tinta y bits que se llevó el término, y ni hablar de los vaticinios sobre La era digital, el fenómeno de la digitalización.

No es raro que de vez en cuando en algún congreso por ahí alguien lo traiga a colación, pero no hay cosa más aburrida que escuchar a alguien hablar (o pero aún, leer!) sobre el tema. Estamos en la era digital, pero también en la del conocimiento, de la información, del aprendizaje, es una era multifocal, no podemos definirla del todo, es tan extraña que ya pocos la llaman por su tradicional nombre de Pos-modernidad. Es algo tan lábil, maleable por el que lo analice, que Bauman la categorizó como líquida, como Modernidad Líquida. No viene al caso pero si queremos comprender de base el fenómeno del cambio epocal, he ahí un nodo clave. Hay un libro de Rifkin que se titula "La era del acceso" donde sostiene básicamente que el mundo dejará de comprar bienes de uso y descarte, para comprar acceso. Lo importante será acceder y no poseer, según él. Y para el que esté pensando en web social, medios sociales y el futuro de esto, la cosa es clara. Hablamos de servicios, no de software ni de programas. Cuando alguien dice " me compré un programa" más de uno lo va a mirar raro. Lo realmente útil es tener acceso, a un disco virtual, a una red social, tener una puerta (o muchas, las más posibles) a la red de redes.

En los temas que nos ocupan, conectarse a Internet, rápido y en todo lugar es esencial. Y la forma de documentar y llegar a otros de manera ubicua es simplemente que todo sea digital. Si lo que hago no lo documento, no se puede socializar, no existe para otros, si lo escribo en un papel existe para algunos (cosa que se hace y mucho en las escuelas, proyectos que los saborean sólo los que lo realizan, y allí pasan sin ser comunicados) si lo digitalizo, existe para todos. Para todos los que acceden, claro. Entonces, esto está acá porque ese es el mensaje. Si el medio es el mensaje, la forma es el lenguaje. Empoderada la forma, empoderado el mensaje.

A por el título
Hay una sola forma de existir en Internet y es tener una URL. Pueden googlear ya si no sabe qué significa. Hay otras metáforas lindas, pero esta es realista. Tengo una url, luego existo. Existo para Google, existo para el mundo. Hasta las redes más cerradas empezaron a abrirse y a entender que esforzarse por enclaustrar a los usuarios en un sitio/servicio/red, es lo peor que pueden hacer a largo plazo. Entonces, si lo que hago está publicado pero no tiene una url, si no se pude citar, sacar, compartir, embeber, insertar, darle un clic y mandarlo a una red social, es demasiado poco operativo, y peor aún: es egoísta. Hace poco en un seminario doctoral un compañero dijo algo muy cierto: Leer es un placer, reconforta el alma, alimenta la mente y el espíritu, muchos disfrutamos trementamente leer, es fantástico, por eso muchos luchan por recuperar la lectura. "Lo que no debemos hacer es ser hedonistas, y disfrutar sólo nosotros de esa lectura.." Nos estaba animando a compartir, a escribir, a comunicar lo que sabemos, nada más y nada menos. Hoy la forma de compartir es tener una URL. Sea yo el autor o no, si señalo algo, lo hago con un link y eso me sirve a mí y le sirve a otros. Estar en las redes pensando y haciendo en Educación es fundamentalmente estar descubriendo permanentemente, señalando contactos, experiencias, reflexiones, pistas, ideas, recursos: urls.

Producciones
En algunas oportunidades fuimos haciendo recopilatorios de producciones, en esta oportunidad simplemente direccionamos a algunos proyectos que están compartiendo colegas en el grupo Redes Sociales, Enseñanzas y Aprendizajes.

Aprendiendo en red, por Marta de Iriondo (Entre Ríos)

Comenzando a pensar la idea de emprender, por Raquel Bustos (Córdoba)

Redes como recurso educativo, por Carlos Peregalli (La Pampa)

Aula 2.0 en las Sierras, de Claudio Franchini (Tandil)

Para ver más, están invitados a ingresar y fundamentalmente a compartir, a conversar en el grupo http://www.facebook.com/group.php?gid=75988588700 .

Puede ser este o puede ser otro el grupo, lo interesante será la conexión y lo que habilite a futuro. Hay muchos otros grupos, como el de docentes en Facebook http://www.facebook.com/home.php?sk=group_126847027370642 , o los tags en twitter #redeschat #educachat #lrnchat (en inglés) el mismo #educación, tan sólo por nombrar algunos, todos públicos, abiertos, de producciones permanentes.

#redeschat, #educachat, #lrnchat, #educación, #entorns1x1, #pgutenberg,

Para qué sirve un proyecto?
El gran dilema de la formación permanente es para qué sirve tal o cual cosa. Se pueden encontrar muchas aristas y hay gente que lo piensa distinto, lo comunica diferente, lo escribe con mayor belleza, pero en la cancha el que dispone es el dios pragmatismo. Un proyecto sirve para economizar tiempo, focalizarse en tareas, establecer objetivos, perseguir (y a veces alcanzar) mejores resultados, y sirve también para comunicar una idea. Por qué compartirlo? Porque es la forma que tenemos de pensar con otros.

Si ejecutamos un proyecto estamos mostrando qué hicimos. Si compartimos un proyecto, si pensamos juntos, estamos abriendo un universo de posibilidades a futuro. Básicamente es una cuestión de miradas: la una es hacia atrás y la otra hacia adelante. Ambas son importantes y cualquier educador entiende que quien ignora de dónde viene, no sabe adónde va. Entonces, al menos en la letra, todos hablamos de educar para el futuro, y hablamos de facilitar/habilitar los medios para aprender a aprehender en el futuro. El conectivismo dirá que no importa tanto lo que sabemos hoy sino la capacidad que tengamos mañana de encontrar lo que necesitamos en el momento justo. Luego, si no somos coherentes los educadores, los educandos lo perciben, lo huelen, lo sienten, les entra por los poros que "decimos" pero que no hacemos, y ese es el peor virus que podamos transmitir, el de la incoherencia.

Abrir proyectos y pensar con otros sirve para ser coherentes, para no hablar de conocimiento compartido, de solidaridad, sino para practicarla. Simplemente eso? Con colgar mi proyecto ya está? No, hay que estar dispuestos a conversar. Y eso puede llevar tiempo y esfuerzo. O puede no generarse nunca, pero estamos abriendo la posibilidad. También puede pasar que nos copien, si claro, pero siempre va a ser mayor la ganancia que la pérdida. Y recuerden que quien manda acá es dios pragmatismo.

Antes de hablar quisiera decir unas palabras
Hay muchos ejemplos en las redes sobre educadores que están trabajando, haciendo, pensando, compartiendo, siendo coherentes. Para eso hay urls y en los grupos que participamos, en las recomendaciones que a diario damos, se encuentran fácilmente. Esa puede ser una buena forma de ponerse a trabajar de verdad para algunos. Ponerse a trabajar para el cambio tal vez para otros signifique lograr conversar en las redes, para otros tener muchos seguidores, para otros tal vez signifique cosas más primarias como lograr que su escuela tenga internet, para otros a lo mejor el camino esté en comprender cómo es que funciona (y si funciona) el modelo 1 a 1; y para otros tal vez la puerta esté en encontrar la excusa para reenamorase de su profesion, no sabemos qué puede significa para cada uno.

Lo que sí podemos arriesgar es que cada vez más, y gracias a las redes, vemos educadores que se muestra gustosa de realizar ese esfuerzo, saboreando lo que hacen, gente que comparte y se reúne, más allá de las instituciones, de las empresas y de todo. Se reúnen personas y relacionan personas, que piensan y hacen en y por la Educación.

Y si realmente nos gusta lo que hacemos, si realmente nos pensamos profesionales, y si realmente queremos que nuestro aporte sea valioso, cada vez más entenderemos que no es necesario ni importante estar en Facebook o en Twitter (aunque a simple vista lo parezca, y aunque estemos hablando de redes sociales) lo importante y necesario es comprender el cambio epocal, trabajar duro y a diario, según lo que eso signifique para cada uno, por encontrar la manera de ayudar a otros y ayudarnos a nosotros mismos a ser coherentes entre lo que decimos que hacemos.



fuente de la imagen:

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Los comentarios están abiertos. Pero la casa se reserva el derecho de admisión, lógicamente.