martes, 15 de octubre de 2013

Lecciones sobre MOOC: qué hemos aprendido después de la tormenta #mooc24mooc


Es una gran responsabilidad para mi emitir una palabra sobre el tema de los Mooc a esta altura de la vida de los Mooc. No porque este texto vaya a definir nada sino porque pienso en quiénes me lo piden y para qué. En una super síntesis sería: un grupo de especialistas que están promoviendo un proyecto titulado #Mooc24Mooc, y esto es algo así como un Mooc de 24 hs, para hablar sobre el fenómeno de los Mooc. 

Si alguien llegó hasta acá sin saber lo que es un Mooc abandone todo y lea este texto, revise wikipedia, y esta introducción en Educ.ar. Y si le quedan unos minutos, colabore con la experiencia #mooc24mooc aportando su palabra.


Si bien en esta experiencia #Mooc24Mooc el contenido (dicen los organizadores mismos) no es tan relevante como el formato, la dinámica, la metodología, creo que es muy coherente y suma valor a una serie de iniciativas que ayudan a que los espacios de colaboración, el poder de las redes y las ideas en red, vayan dejando de ser meros enunciados para convertirse en experiencias, en realidades, o mejor dicho en aproximaciones a la realidad.

Esas aproximaciones a la realidad, nos dan pistas sobre un determinado fenómenonos hacen vivenciar y ahí -nada más y nada menos- nos ayudan en el camino de comprender aunque sea en una mínima fracción, de qué se trata ese fenómeno.

Lo que están haciendo desde Conecta13 me hace acordar mucho al rol que debería tener la Universidad, o al rol que nunca debe abandonar la Universidad, que es el de la investigación-acción-transferencia, y lo digo con orgullo de poder estar siendo parte como invitado de esta experiencia.



El tema que me toca desarrollar es qué hemos aprendido después de la tormenta (MOOC). Encontrarme con ese título me provocó a pensar en cómo hacer para transmitir esa idea y además ser representativo (o lo más representativo posible) de la realidad. Tal vez porque pienso que la tormenta no pasó sino que recién está viniendo, como dijo John Hennessey presidente de Stanford University "A tsunami is coming". En última instancia no afecta tanto si está por venir o si ya pasó, el tema es que muchos ven desde distintos puntos de vista, que existe una tormenta llamada Mooc. Entonces sabemos que algo de tormenta tiene, y para seguir en este juego de metáforas, todos sabemos perfectamente que la meteorología tiene ese plus imprevisible que le aporta el calentamiento global, donde todo puede ser o llegar a ser. 

Y además, puede que no sea sólo un Tsunami para el elearning o la educación en línea, sino que se extienda a lo presencial. Hoy la división es muy fina entre lo que es online y lo que no lo es y por eso cobran tanto valor, a mi juicio, enfoques como los de la Educación Expandida.

Hay al menos dos preguntas que me inquietan, la primera de ellas es ¿cómo decir qué hemos aprendido después de la tormenta, cuando casi a diario me encuentro en universidades con mucha gente que no se enteró de la tormenta? Y otra más específica y profunda, ¿cómo hablar de "un después de la tormenta" cuando veo muchos profesionales que no consideran que los Mooc sean una tormenta para la Educación Superior, o bien los consideran sólo como un pequeño show de fuegos artificiales de los tantos que hay en Internet? Esas dos y una enorme cantidad de sub-preguntas empezaron a molestarme cuando me comunicaron el título, y como decía, me inquietan.

Por otra parte, los he visto divertirse allá del otro lado del océano entre monstruos a Fernando y compañía, y yo mismo he participado y me he divertido a también en proyectos como Tral o en experiencias más puntuales como las de aprendizaje conectivo en torno a un hashtag (como Redeschat). Entonces, con esas preguntas, con algunas experiencias investigadas y otras vivenciadas, se me ocurrieron algunos titulares y reflexiones breves que intenté hacer legibles por humanos y a la vez los pensé para que aquellos que tienen más experiencias en el tema los critiquen y digan si esta pos tormenta Mooc se acerca a la realidad o no.

Show me the money
Podríamos decir en primer término que aprendimos que cuando los teóricos se juntan se pueden hacer grandes avances en investigación, y elevarnos o mostrarnos cuán elevado podemos ir, y esto por ejemplo sería escuchar a Stephen Downes (e implícitamente a George Siemens) cuando explican qué son los Mooc y por qué las empresas no están haciendo los Mooc que ellos acuñaron. En primera instancia porque un Mooc debe cumplir con la apertura, gratuidad y masividad, y en la tormenta esto no siempre se cumple tan a rajatabla

Pero, también aprendimos que cuando los empresarios ponen sus neuronas a trabajar, los números ($) se multiplican y ahí si los directivos de la Educación Superior abren los ojos y piensan en innovar. Pongamos un ejemplo.




Si bien no tengo los números actuales, vale la pena escuchar el dato de boca de Pedro Aranzadi, del directorio del portal Universia y en un vídeo producido por el Gabinete de Tele-Educación de la Universidad Politécnica de Madrid, que en mayo de este año MiríadaX (en su lanzamiento) estaba llegando a los 70.000 inscriptos, y la media de inscripción era -en aquel momento- de 1,8 cursos por personas, lo cual les daba ya un aproximado de 120.000 "matrículas". Aquí el video completo, pero sino puede empezar a verlo en el momento específico del dato.



Si pudiéramos seguir con la metáfora diríamos que estos datos son truenos de la tormenta, y otros truenos podrían ser las interminables colecciones de infografías que intentan retratar o capturar en parte la tormenta, y que como toda buena tormenta está permanentemente en cambio, entonces las estadísticas siempre quedan obsoletas. No obstante, vale la pena esforzarse un poco e intentar comprender esas infografías, porque nos pueden dar más y mejores pistas (o más rápidas) de hacia adónde podemos caminar para adentrarnos en la tormenta, o bien para alejarnos.

El otro dato que me gustaría destacar es que hace relativamente poco tiempo, Coursera ganó su primer millón "vendiendo certificados" como dice Juan Diego Polo, con quien estoy de acuerdo en que para haber recibido 65 millones de inversión y recuperar 1 millón en 9 meses, seguramente han estudiado que el crecimiento será exponencial y no lineal, sobre todo confiando en atraer la atención de más universidades y evangelizar también sobre el valor de un Mooc (de ese tipo de Mooc que proponen, que no es el Mooc de Downes-Siemens). 

El primer Mooc de la Argentina
Otra cosa que tenemos que aprender de la tormenta es que hay que mirar los ejemplos locales. Me pasa en mi país que ya contamos con el caso de "El primer Mooc de la Argentina", de la mano de Natalia Gil de Fainschtein, Paola Dellepiane, Gabriel Marey y Marta Menéndez. Y en el siguiente video, una reciente presentación del tema.


El primer Mooc de la Argentina contó con un total de 750 participantes. Menos del 40% completaron el 80% de las actividades que era condición para aprobar. Es una tasa de deserción alta, pero coincido totalmente con Natalia en que es un porcentaje alto de aprobación (finalización) por lo que implica un curso masivo, por haber sido experiencia pionera y porque -fundamentalmente- en comparación con el resultado del elearning tradicional, no tienen nada que envidiar. Si se quiere, con este botón de muestra, el elearning tradicional tiene mucho para envidiar al formato masivo. 

Además, como para agregar un chaparrón a la tormenta, Natalia capturó el dato de que en Coursera actualmente termina menos del 15% de los inscriptos, entonces, dicho con humildad, no es menor que estemos en el doble del porcentaje con una experiencia de este tipo. Porque más de 200 personas que hayan terminaron el curso, para cualquiera que mire el contexto local sabe que ese número es alto, exceptuando claro está la masividad de Conectar Igualdad que puede matricular miles de alumnos (docentes) cuando quiera. Conectar como le decimos cariñosamente los que alguna vez pasamos por el programa, tiene cifras excepcionales, no tiene comparación, no obstante creo yo que si queremos hablar con seriedad de masividad, hay que hacer una mención al caso.

El árbol que no deja ver el bosque
Otra de las cosas que considero que hemos aprendido después de la tormenta es que el árbol que tapa la visión del bosque muchas veces es el tema de la certificación. Esto es lógico porque una supuesta desintermediación de la Educación Superior supondría un reacomodamiento muy grande, pero es lógico que si creemos que no estamos en una época de cambios, sino en un cambio de época, algunas cosas importantes como estas por ejemplo, podrían pasar. De todas maneras, un dato que cita Natalia en la video presentación del primer Mooc de la Argentina es esta metáfora elaborada por la Universidad Politécnica de Madrid, donde la Universidad pasa a ser sólo un "certificador".



Ahora bien, si este cambio no sucede, porque el sistema universitario puede resistirlo tranquilamente, tenemos que buscar nuevos horizontes. Un posible ejemplo de evolución de la desintermediación podríamos encontrarlo en la experiencia TRAL. Con total lucidez, Diego Leal y un equipo de coordinadores, convocaron a referentes locales a que acompañen la iniciativa de un curso abierto, gratuito, masivo, pero certificando de manera descentralizada.




No hay masivo, se hace masivo al andar
Como última idea breve, creo que este título es lo que más representa lo que quiero decir. No hay una fórmula para ser masivo, no hay un único modelo para certificar, no hay una única metodología para hacer un Mooc. Si bien estoy con Downes y Siemens en que hay algo del diseño, de la estructura que hace la diferencia y en eso la experiencia Tral para mi es de lo más interesante que vi en Español, también creo que las iniciativas de corte más comercial nos pueden servir para que las altas esferas de la Educación Superior mínimamente se detengan a observar el fenómeno. 

En este caso rescaté algunos ejemplos de los cuales me animé a hablar, pero hay muchos más, pienso en el contexto latinoamericano y en la enorme cantidad de líneas que pueden dispararse si pensamos en los proyectos no formales, en las experiencias de aprendizaje conectivo en torno a hashtags, los espacios de colaboración que entremezclan capacitaciones de tipo presencial con acciones online, y la enorme cantidad de formas que pueden generarse de la combinación que algunos hace tiempo ya le llamaron blended learning y que ahora, reitero, a mi juicio, tienen que ver más con la idea de una expansión de la educación de la mano de los medios sociales y el aprendizaje en red.

Claves #MOOC #EducaciónExpandida #RedesSociales #SocialMedia #Mooc24Mooc #redeschat #Tral 

Fuente imagen CC

2 comentarios:

  1. Definitivamente, son varios los aspectos a considerar a partir de experiencias con los CMOOCs, como es el caso de Tral y que maneja una certificación descentralizada, que cada universidad puede proporcionar. Promoviendo de esa manera la incorporación de los docentes a esta nueva forma de aprender, aprovechando los recursos que proporciona la red.

    ResponderEliminar
  2. subarashii totalmente de acuerdo con tu expresión "es una nueva forma de aprender" y agregaría, no sólo de enseñar, donde muchas veces nos focalizamos. Gracias por pasar!

    ResponderEliminar

Los comentarios están abiertos. Pero la casa se reserva el derecho de admisión, lógicamente.