lunes, 15 de junio de 2015

Aprendiendo física con Superhéroes en secundaria


Hace unos días se publicó una excelente nota en El Litoral, titulada Aprendiendo física con superhéroes, hecha por Mariela Goy a la profesora Marcela Carrivale de la escuela secundaria "La Inmaculada" de Santo Tomé, Santa Fe - Argentina. Marcela propuso a sus alumnos aprender física de una manera distinta. Tuve la suerte de conocer esta experiencia en el último Congreso Interfaces en Palermo, y me alegró mucho de que haya llegado al diario El Litoral, porque cada pequeño gran esfuerzo por hacer algo distinto vale mucho en aprendizajes, y no sólo de los alumnos sino también de los docentes. Innovar en ese sentido vale si se entiende que sirve no para jactarse luego de hacerlo distinto, sino porque es una forma de estar pensando -como lo hizo Marcela- en más y mejores aprendizajes, en transmitir un grado de pasión por el conocimiento en clave didáctica, con las herramientas que hoy tenemos a mano. Ver nota completa con foto de Mauricio Garín.

Reproduzco a continuación el texto de la nota y uno de los videos de la experiencia (Ver nota completa en el diario).

Aprendiendo física con superhéroes
Las proezas de Thor, Spiderman o el increíble Hulk sirven para salvar al mundo pero también para comprender mejor los principios de la Física. El proyecto pertenece al colegio secundario “La Inmaculada”, de Santo Tomé. La docente Marcela Carrivale junto a sus alumnos Pablo Espinosa, Jocelyn Marcón, Catalina Martínez Gisbert y María Paz Rivas. 

¿Cómo consigue Thor tener el pelo tan perfecto aún estando sometido al enorme campo magnético generado con su martillo? ¿Quién puede correr más rápido: Flash o Míster Fantástico con sus piernas elásticas? ¿Cómo hace Hulk para levantar un tanque de guerra con una mano? ¿Es posible generar en la vida real campos de fuerza como lo hace Violeta Parr?

Los desafíos a las leyes de la Física son una constante en los comics. Por eso, un curso de la escuela secundaria privada Nº 3071 “La Inmaculada” de Santo Tomé investigó acerca de sus personajes favoritos con la intención de conocer cuándo violan los principios de la Física o bien cuándo sus poderes son factibles desde el punto de vista científico.

El proyecto surgió el año pasado por iniciativa de Marcela Carrivale, profesora de Física de esa institución, quien cansada de la falta de motivación de los alumnos por su materia se acordó del libro “La física de los superhéroes”, de James Kakalios.

“Soy biotecnóloga y me chocaba mucho que a mis alumnos no les interesara en absoluto lo que para mí es fascinante. Ahí es cuando uno empieza a buscar otras estrategias para llamarles la atención. Y me doy cuenta que es cuestión de pincharlos y entusiasmarlos un poco”, consideró Carrivale, que hace cinco años se dedica a la docencia.

A partir del libro se originó el proyecto, que fue creciendo. Se trabajaron temas de Física como mecánica clásica, cinemática, principios de fuerza y campos magnéticos. Además se vieron conceptos de biología, química y biotecnología, por lo que terminó siendo un trabajo interdisciplinar.

El resultado fue tan positivo que los chicos terminaron produciendo un video que se presentó en la Feria de Ciencia del 2014. En mayo de este año, en tanto, la docente presentó el trabajo de sus estudiantes en el tercer Congreso “Interfaces”, de la Universidad de Palermo, donde se expusieron más de 100 actividades gratuitas de capacitación y actualización para el desarrollo de estrategias innovadoras y las nuevas tecnologías en el aula.

“Volví tremendamente contenta de ese evento porque muchos docentes se acercaban a preguntarme sobre este proyecto para replicarlos en sus clases”, indicó la profesora.

Una propuesta diferente
Los alumnos Pablo Espinosa, Jocelyn Marcón, María Paz Rivas y Catalina Martínez Gisbert, que ahora están en 4to año, comentaron su experiencia con relación al trabajo que realizaron el año pasado. “Fue una actividad diferente, que no se hacía nunca”. “Nos gustó mucho y entendimos más la Física investigando en grupos, con amigos, que si nos hubieran puesto un apunte teórico enfrente”. “Entendimos bien la materia porque tuvimos que investigar, leer, discutir con compañeros, y hacer un video”. “Nunca pensé que iba a saber algo de biotecnología, de nanotecnología o de hormonas, y me terminó interesando un montón”.

Los adolescentes aprendieron, por ejemplo, que el veloz Flash realiza 40 flexiones de brazos por segundo, mientras que un atleta profesional no logra más de 17 flexiones en 10 segundos.

El grupo de Thor descubrió que una empresa sueca desarrolló antenas parabólicas y que, con esa energía acumulada, puede crear campos magnéticos para hacer llover en un día cualquiera. Otro equipo llegó a la conclusión de que implantando células de araña en un feto humano, no resultará en un hombre con poderes extraordinarios.

También comentaron que trepar por las paredes y lanzar telarañas hace especial a Spiderman, pero para tener 20 metros de la telaraña fabricada por nanotecnología -tal como se ve en una de las últimas películas- se necesitaría un tubito de 7 centímetros, que sobresaldría demasiado de la muñeca del superhéroe.

Estrategia didáctica
Los estudiantes consideraron que aprender de esta manera -con superhéroes, investigando en grupos y haciendo un video con recortes de películas y computadoras-, es mejor que sentarse a escuchar una clase tradicional con tiza y pizarrón. “Generalmente, a uno le importa solamente aprobar la materia y opta por aprenderla de memoria. Al final, no sirve de nada, porque te acordás para el examen y luego te olvidás todo”, opinó una de las alumnas.

Lo que empezó como un proyecto áulico para la Feria de Ciencia se convirtió en una estrategia didáctica que la docente está implementando con nuevos grupos de alumnos. “Hay un aumento de la motivación por las ciencias, tan escasa en los alumnos de nivel medio”, destacó Carrivale.

Atenti docentes
Sobre qué cambiarían del secundario, los estudiantes de 16 años opinaron: “las formas”; “agregarle más dinamismo”; “que los estudiantes pongamos un poco de onda, y los profes también”; “nos dimos cuenta que tenemos capacidad para hacer los trabajos pero es raro encontrar algo que te motive”; “estamos cansados de lo clásico: llegás al aula, te sentás, hacés el trabajito y salís”; “este proyecto nos permitió interactuar con toda la escuela y eso estuvo bueno”.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Los comentarios están abiertos. Pero la casa se reserva el derecho de admisión, lógicamente.